Los primeros años de vida de los niños son muy importantes para su desarrollo pues este comienza desde la cabeza y luego pasa a su cuerpo. De esta manera, el dominio de los niños sobre su motricidad empieza a evolucionar.

La motricidad en los niños es el resultado entre la interrelación del cerebro con el sistema nervioso y los músculos.

El dominio de los niños sobre su motricidad tiene que ver sencillamente a una acción que realiza el niño usando los músculos.

Primero adquieren habilidades en su motricidad gruesa donde realizan movimientos de sus músculos grandes como: gatear, caminar o correr, saltar, escalar o montar en bicicleta.

Habilidades en motricidad gruesa como correr, escalar, montar bicicleta
Foto de Hussain Badshah en Unsplash

Este tipo de motricidad empieza a desarrollarse desde edades tempranas y se van perfeccionando de acuerdo con la edad.

Durante los primeros años de infancia, aprenden a mover la cabeza, el cuello y empiezan a tener control sobre el tronco y posteriormente las piernas.

Es muy importante durante los primeros años debido a que adquieren control sobre la postura y el equilibrio.

El desarrollo de la motricidad fina se adquiere  con el desarrollo de los músculos pequeños, la mayoría se encuentran en las manos, muñecas y dedos, los cuales se utilizan para realizar actividades como: recortar, pintar, realizar trazos con el lápiz, entre otros.

Motricidad fina: Realizar trazos, pintar, recortar
Foto de Kelly Sikkema en Unsplash

Estas habilidades se van desarrollando y perfeccionando a lo largo de la vida debido a que se pueden aprender o también mejorar  siempre y cuando no hayan lesiones físicas ni a nivel cerebral.

La actividad física y deportiva en edad preescolar es fundamental en el desarrollo temprano de cada niño. Se ha comprobado que quienes han iniciado dichas actividades desde pequeños tienen beneficios para la salud a corto plazo y dominios físicos, emocionales y cognitivos durante su adolescencia, que se extienden a la juventud y adultez.

Es importante tener en cuenta que el desarrollo motriz en cada niño es diferente y en especial si se trata de géneros: hombre y mujer, los cuales se deben a las diferencias morfológicas de cada uno.

Los niños son un poco más fuertes que las niñas  por eso desarrollan sus habilidades en motricidad gruesa, mientras que las niñas lo hacen en motricidad fina por su mayor coordinación en los músculos cortos.

Si se observa alguna dificultad en cualquiera de los aspectos de la motricidad del niño es importante iniciar un tratamiento con un terapeuta quien debe desarrollar técnicas que se acomoden a la necesidad del menor.

Algunas veces la terapia debe comenzar desde los primeros meses del bebé con el fin de mejorar la movilidad, destrezas y reflejos del niño.

Cuando son un poco más grandes, el terapeuta busca juegos o actividades con materiales que permitan estimular las destrezas.

La fisioterapia generalmente actúa en casos como: retrasos del desarrollo sicomotor, parálisis cerebral infantil, complicaciones neuromusculares, hipotonía, patologías músculo esqueléticas o cromosopatías (Down,Williams).

En cada etapa del niño se van observando sus avances por eso es muy importante acudir a todos los controles de crecimiento y desarrollo.

Contacto@holiplay.cl

www.HoliPlay.cl

https://holiplay.cl/las-artes-escenicas-fundamentales-en-formacion-del-nino/

Deja una respuesta