Es un trastorno del sistema nervioso que se caracteriza por movimientos repetitivos y la emisión de sonidos vocales involuntarios que no se pueden controlar con facilidad, es el llamado síndrome de tourette o los famosos “tics”.

Pueden realizar movimientos repetitivos 
Foto de Dominik Jirovský en Unsplash

Los niños que padecen de esta enfermedad pueden tener movimientos involuntarios, producir sonidos raros, pronunciar palabras ofensivas o encoger los hombros, muchas veces sin darse cuenta.

El nombre de este síndrome se debe al famoso neurólogo francés Georges Gilles de la Tourette quien diagnosticó la enfermedad en el año de 1885.

La causa de la enfermedad se desconoce con exactitud, lo que si se sabe, es que es más común en los niños que en la niñas. Generalmente comienzan en la primera infancia y se aumentan en la adolescencia.

Los primeros síntomas se observan entre los 7 y los 10 años de edad. Algunos niños eventualmente lo superan, pero otros deben someterse a tratamiento en caso de que empiece a interferir en su cotidianidad.

Las actividades donde ellos se encuentren en perfecta calma los lleva a superarlos con mayor facilidad, pero aquellas que les genere angustia, ansiedad o preocupación pueden empeorar los “tics”.

Los tics se pueden clasificar de dos maneras:

Existen dos tipos :

EL SÍNDROME DE TOURETTE O LOS FAMOSOS “TICS”, son un trastorno  genético que pueden ser  el resultado de cambio de genes, que se pasa de los padres a hijos o por situaciones ocasionadas dentro del vientre de la madre.

Las causas exactas se desconocen, sin embargo algunas investigaciones indican que puede suceder por problemas en la forma de interrelacionarse o algún desequilibrio en  las células nerviosas.

También se ha asociado que algunos niños que padecen dicho síndrome tienen trastorno de déficit de atención con hiperactividad, niveles de ansiedad altos, problemas de aprendizaje o trastorno obsesivo compulsivo.

La mayoría de niños que sufren de este trastorno pueden llevar una vida normal y productiva con altas probabilidades de superación, algunos requieren medicamentos pero otros pueden curarse con el tiempo y manejo terapéutico a través de la sicoterapia.

Aunque el síndrome de tourette o los famosos “tics” no son causados por problemas sicológicos, si puede generarlos porque en algunos casos ocasiona dificultad en el relacionamiento, adaptación a su entorno y el manejo de problemas sociales y emocionales.

Es importante un ambiente compasivo y tolerante es el entorno 
Foto de Rachel Lynette French en Unsplash

Es importante tener en cuenta que los niños sufren de este síndrome requieren un ambiente tolerante y compasivo y que sea flexible para adaptarse a sus necesidades.

Contacto@holiplay.cl

www.HoliPlay.cl

Te invitamos a leer también El trastorno del suño en los niños