Esta cuarentena ha dejado aún más al descubierto el trastorno depresivo en niños y adolescentes es un estado, que se presenta por diversos factores que se desencadenan a causa de  situaciones tales como:  la pérdida de una persona u objeto o una frustración que no se supo manejar, el encierro prolongado, la falta de sus amigos, los cuales generan comportamientos en los niños que desembocan en un trastorno depresivo.

El trastorno depresivo en niños y adolescentes se puede detectar cuando se observan comportamientos crónicos y persistentes de irritabilidad, angustia o tristeza los cuales tiene la particularidad de no poderse aliviar con rapidez.

La depresión en los niños y adolescentes influye fuertemente sobre su desarrollo, impactando sus relaciones interpersonales, familiares, su rendimiento escolar y hasta su etapa de crecimiento.

Entre los síntomas más relevantes del trastorno depresivo en niños y adolescentes se encuentran: el aislamiento social, falta de concentración, irritabilidad, preocupación constante, falta de interés para efectuar actividades que usualmente realizaba, baja autoestima, fatiga o pérdida de energía, alteraciones en el sueño y apetito.

Trastorno depresivo en niños y adolescentes Foto de Christian Erfurt en Unsplash


Es muy importante identificar estos comportamientos cuanto antes pues debemos anticiparnos a que genere en ellos pensamientos de suicidio o deseo de consumir sustancias sicoactivas.

Existen 3 factores  que pueden desencadenar los trastornos depresivos:

Existen dos tipos de trastornos depresivos:  Trastorno depresivo mayor (TDM) o trastorno depresivo persistente (TDP) o distimia.

El trastorno depresivo mayor se caracteriza por conductas que afectan el comportamiento, la cognición y el afecto. Se presentan como episodios discretos con una duración aproximada de dos semanas.

El trastorno depresivo persistente o distimia se caracteriza por un estado de ánimo de irritabilidad o depresión la mayor parte del día. Este es menos severo que el TDM pero puede tener una duración de aproximadamente un año.

Esta cuarentena esta afectando a nuestros niños y adolescentes
Foto de Christian Erfurt en Unsplash


El tratamiento para cualquiera de los casos se puede realizar de dos maneras:

Es importante desmitificar la visita al psiquiatra, para lograr la colaboración del menor y así apoyar la recuperación.

Trabajar con la familia es muy importante pues se debe rodear de apoyo y amor al niño o adolescente, que los escuchen, los alienten, refuercen su autoestima y así mismo disminuir la disfunción y conflictos familiares.

Busquemos espacios de esparcimiento familiar, el ejercicio es una actividad antipreseiva natural por los neurotransmisores que genera te invitamos a leer este artículo “Ejercicio divertido en casa”.

Contacto@holiplay.cl

www.HoliPlay.cl

Deja una respuesta